En los últimos años hemos visto un aumento significativo de los Programas de Mentoring en las organizaciones. Vemos cómo se han convertido en un método fundamental para identificar, desarrollar y retener el talento interno. Estas iniciativas, lideradas por RRHH y promovidas por la Dirección General, suelen formar parte de los denominados «Planes de Carrera» que se ofrecen a colectivos identificados con «alto potencial».

Los recursos formativos y las experiencias que se proponen persiguen el desarrollo de los participantes, fundamentalmente de los mentees. Sin embargo, los mentores, seleccionados por su alta motivación, compromiso y trayectoria no siempre suelen tener a su disposición variedad de recursos para crecer en su rol. Tampoco cuentan con soluciones personalizadas de acompañamiento, apoyo o supervisión, que son instrumentos clave para garantizar el éxito de los programas.

Mónica Iovane, Psicóloga, Coach, Mentora y Supervisora, Senior Practicioner por EMCC, vocal de Desarrollo Continuo y Supervisión de EMCC Spain y Consultora de RRHH reflexiona en este artículo, publicado en la revista Capital Humano, sobre la figura del mentor y su auge en los últimos años.