Conoce a nuestros asociados acreditados: entrevista a José Manuel de Haro

Continuando con nuestra serie de entrevistas con el fin de poner en valor a nuestros socios acreditados, conocer sus perfiles y compartir sus reflexiones, entrevistamos a José Manuel de Haro

José Manuel de Haro García EIA Practitioner

José Manuel de Haro García
EIA Practitioner
Profesor universitario, consultor y coach

“Investigador amateur y aprendiz de coach”

Enhorabuena, José Manuel, por este importante reconocimiento. Cuéntanos:

¿Cómo ha sido tu trayectoria hasta llegar hasta aquí?

Bueno, pues ha sido bastante larga, discontinua, e irregular, porque ha ido pasando por distintas fases, en las que he ido alternando la realización de formaciones iniciales básicas por distintas escuelas y enfoques, con las primeras prácticas de coaching; seguidos de periodos de más intensidad, con formación más especializada en escuelas más serias, en las que pude ir aplicando en la multinacional en la que trabajaba como Director de RRHH muchas de las cosas que iba aprendiendo (por ejemplo en coaching a repatriados). Después de varios años de práctica, con casos individuales y en organizaciones externas como consultor, y tras haberme acreditado por varias de las entidades más representativas de este sector, descubrí que me podría acreditar por EMCC, con quien venia colaborando como revisor en el consejo editorial de su revista (International Journal of Mentoring and Coaching).

Al principio, no lo consideré viable, pues me parecía muy complicado, por la cantidad de gestiones y documentos que había que presentar. Pero he de decir que, gracias a las responsables de acreditación en España, que me orientaron y ayudaron desde el principio, lo pude conseguir.

¿Qué significa para ti esta acreditación de EMCC?

La acreditación supone para mí varias cosas. En primer lugar, una recompensa a un esfuerzo de formación y trabajo continuo, que ha podido materializarse en este reconocimiento. En segundo lugar, una validación y garantía de mi expertise en este campo, que me permitirá afrontar las sesiones con mayor seguridad y calidad. En tercer lugar, una garantía también de cara al coachee, sobre la competencia profesional de la persona que le está ayudando en su proceso de crecimiento profesional. Por último, el hecho de formar parte de la comunidad de profesionales del mentoring y coaching, acreditados por EMCC, me da la tranquilidad de contar con un equipo de grandísimos profesionales que me van a ayudar a mantenerme formado y a mejorar en esta profesión, porque la acreditación es sólo el inicio.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

En principio, continuar con mi profesión principal como docente e investigador, seguir colaborando como mentor con organizaciones con las he venido colaborando hasta ahora como la Fundación Princesa de Girona, y promover en la medida en que pueda el uso de las herramientas de coaching ejecutivo en los procesos de desarrollo que lleve a cabo dentro de mi faceta de consultor de RRHH. También y en cuanto mi disponibilidad me lo permita, colaborar con EMCC en la difusión y desarrollo del mentoring y coaching en España.

¿Cómo ves el panorama del Coaching y Mentoring en la actualidad?

Pues creo que se ha popularizado en exceso, y que hay demasiados profesionales que se califican como coaches, sin mostrar sus credenciales. Eso no beneficia a la profesión, y sobre esto creo que habría que desarrollar una labor de sensibilización dirigida especialmente a las organizaciones contratantes, sobre la importancia de estar acreditado por una entidad de prestigio, como por ejemplo EMCC. Me he encontrado durante estos últimos años con docenas de personas que, por haber realizado una formación en muchos casos reducida, por cualquier centro sin ningún tipo de acreditación, se anuncian como coaches.

Pienso que debería regularse, y que se exigiera estar acreditado por alguna de las entidades relevantes en este campo a nivel internacional. Una asociación formada por estas entidades, podría servir de acreditador de manera similar a la de un colegio profesional, que otorgara un numero de colegiado, sin el cual no se pudiera ejercer.

¿Cuál es tu enfoque de Coaching y Mentoring? ¿Cuáles son tus especialidades?

Mi enfoque viene muy influido por la psicología que me ha servido de base en mi formación académica, y en concreto por la corriente cognitivo-conductual, que se ha ido enriqueciendo por otras corrientes como la PNL, modelos como el “Balance de competencias”, y perspectivas de autores que han influido tanto en el desarrollo de esta disciplina como John Whitmore o Anthony Grant, reforzadas con el aporte de la evidencia científica sobre la eficacia de las distintas prácticas.

¿Cuáles son tus mejores cualidades como coach o mentor? ¿Qué es lo que tú aportas de forma distintiva en los procesos de coaching o Mentoring?

Es una pregunta complicada, pero en mi caso y por lo que me han contado mis coachees, creo que destaco en la capacidad de entrega para ayudarles a descubrir opciones, que quizá a ellos nos se les habían ocurrido, y también por mi base conceptual y experiencial sobre comportamiento humano, que siempre sale en las sesiones, para ser aplicada con ejemplos a situaciones que son importantes para ellos y que les puede permitir solucionar alguno de sus problemas. Mi orden, planificación de las sesiones, y la capacidad de atenderlos desde un nivel de profundidad que les transmite empatía y confianza, son otros recursos que parecen funcionar con ellos.

Un consejo para quienes se plantean acreditarse por EMCC

Que aunque el proceso parezca arduo y complicado, una vez empiecen, verán que no lo es tanto, porque además cuentan con la ayuda del equipo de EMCC, y lo mejor de todo: la sensación de satisfacción cuando consigan acreditarse. Les animo por tanto, a que empiecen el camino lo antes posible.